Morón, Jueves 20 de Febrero de 2020.

Taller de HAKOMI: "El cuerpo nos habla"

La esencia de esta práctica es traer mayor libertad de elección, de entrenar el observador testigo para descubrir esos patrones que traen un sufrimiento innecesario a nuestra vida.

Proximo Taller "HAKOMI, El cuerpo nos habla"   
fecha: 7 de marzo 10 a 13 hs
Inversion:$ 800.-
Incluye coffee break y materiales
Grupos reducidos, comodo ambiente climatizado

          
Este taller permite que los participantes se ejerciten en alcanzar y luego sostener un estado mental centrado, de
calma y sensibilidad al que llamamos Atención Plena (Mindfulness), herramienta fundamental del Método
Experiencial Hakomi. A través de sencillos ejercicios vivenciales aprenderemos a observar cómo las tensiones
de nuestro cuerpo reflejan el estado de la mente, influenciándose entre sí.
 

Aquietar la mente 

"Muchas tradiciones hablan de esto. La importancia de aquietar la mente. Cuánto nuestra mente influye en la enfermedad? Cuánto nuestros pensamientos nos acechan tanto que no nos dejan dormir? Algunos han tratado de dominar la mente, de acallarla pero casi a los golpes. Es decir, imponiendo otro pensamiento que contradiga al anterior. 

Otros han intentado el camino de pensar positivamente. Y así sembrar otro tipo de alimento para crear otra manera de pensar.

Todos los caminos pueden ser válidos según los momentos de la vida y según las personas que los practiquen y/o los enseñen. 

Dos palabras importantes cuando se habla de elegir un camino espiritual. Y si, me animo a nombrar la palabra espiritual ligada a la práctica y a la enseñanza. La enseñanza no referida a conceptos que vienen de afuera, sino a esos que surgen de lo más hondo, muchas veces desde el acallar la mente que constantemente parlotea.

Está estudiado que nuestra mente segrega pensamientos y que estos pensamientos son recurrentes  Y que ese parloteo tiene un correlato con nuestros patrones de tensiones.                         
Sharon M. Koenig (Puerto Rico, 1962) se describe como una comunicadora y agente de cambios. Sus reflexiones sobre la evolución espiritual del ser humano las ha redactado en el libro 'Los ciclos del alma'(Ediciones Obelisco).

En este libro afirma: “Según estudios científicos, se estima que tenemos unos 60.000 pensamientos diarios y la mayoría son negativos, repetitivos y del pasado. No nos damos cuenta. Esos pensamientos  puedes observarlos y dejarlos pasar.
 

Agrega cuando se le pregunta - ¿En qué ciclo estamos ahora? 

- La naturaleza tiene ciclos. Posiblemente estamos pasando un invierno y para pasar a la primavera tenemos que trabajar conjuntamente y saber lo que no funciona.”

 Me pregunto: ¿Cuál será este trabajo en conjunto que tenemos que hacer? y cómo darnos cuenta de lo que no funciona?

Aquietar la mente puede ser una de las tareas, ayudarnos mutuamente a este acallamiento. Y a través de observar ese fluir de los pensamientos, veremos cómo influyen nuestro cuerpo, en nuestras emociones, en nuestros estados de ánimo. Y podremos volvernos menos reactivos y más compasivos y reflexivos. 

En el camino que he recorrido en estos veinticinco  años desde que integré más conscientemente mi cuerpo a mi vida, pude aprehender mucho de mi misma, al observar sin apegarme a los pensamientos. Es una práctica. Y aqui la segunda palabra que mencioné anteriormente. Práctica implica dedicarle un tiempo, un hábito nuevo se puede instalar dicen los que estudian el tema en ciclos de 28 días. Primero hay que saber qué es lo que estamos haciendo. Moshe Feldenkrais un estudioso del movimiento decía: Para cambiar algo primero tengo que saber cómo lo estoy haciendo. Es decir, si al barrer me duele después la espalda, podría observar cómo estoy barriendo, qué tipo de movimientos hago, cuál es la tensión que aplican mis manos en el escobillón, como está mi  mandíbula mientras hago esta simple acción, qué tipo de pensamientos hay si los hay.

Esta práctica que inicié hace bastante tiempo me ha llevado a desmenuzar movimientos, posturas, patrones de pensamientos recurrentes y  también a descubrir que el cuerpo es gran aliado para la evolución humana espiritual. Muchas personas han dicho que la espiritualidad la tenían congelada, frizada, y al comenzar a registrar su cuerpo de manera amable, sin juicio, algo comenzaba a descongelarse en ese plano también.

Hakomi, un método psicocorporal basado en atención plena y en el cuerpo es una vía excelente para aquietar la mente. Nos enseña a través de la práctica de ejercicios en atención plena (mindfulness) cómo poder aquietar, enraizar en nuestro cuerpo. La atención plena aplicada a lo cotidiano, es un camino espiritual necesario para estos tiempos y para la sociedad como un todo. Ese puede ser nuestro aporte para el cambio que necesitamos como humanidad. 

Te invito a que puedas hacer una experiencia Hakomi. Es un camino de ida hacia mayor bienestar, integridad, aquietamiento, conciencia."

Cecilia Burgos
Counselor con orientación corporal
Terapeuta orientada en Focusing certificada internacionalmente
Maestra Hakomi certificada internacionalmente


Introducción al método Hakomi
Método de autodescubrimiento asistido basado en atención plena

HAKOMI quiere decir... QUIEN ERES?
Es un método de auto conocimiento. Se aprende sobre uno mismo a través de ejercicios vivenciales que se despliegan dentro del marco de un taller, donde se comparten las vivencias de un modo tranquilo y seguro.
Es una posibilidad de pausar, de registrar el cuerpo en su totalidad, cuerpo físico, lo mental, el mundo interno y lo vincular.
La práctica de la atención plena es eje para descubrir como nuestras creencias están organizadas por hábitos de pensamiento, conductuales, posturales. 
Hakomi tiene una actitud lúdica de exploración a través de pequeños ejercicios que se realizan de a pares o en pequeños grupos.
 
Algunos de los principios de Hakomi son: Atención Plena, No violencia, Holismo Cuerpo mente.
 

Los talleres son una invitación a adentrarse en la experiencia presente de una manera suave, lúdica, desde la atención en el aquí y ahora de nuestros pensamientos, acciones, movimientos, sensaciones.
 
Los nombres de los talleres: Presencia Amorosa, Aquietando la Mente, El cuerpo nos habla, Relaciones que Sanan.

Destinados a todos aquellos interesados en su desarrollo personal y para profesionales que quieran entrenar este modo de estar presente integralmente para sus consultantes, sin descuidar su persona, su cuerpo. 
 
Qué nos aportan los talleres?
Nació como Método de Psicoterapia centrado en el cuerpo en los años 60 en Estados Unidos.
Su creador el psicoterapeuta Ron Kurtz que junto a Donna Martin (canadiense) ha desarrollado este enfoque de integración cuerpo-mente que nos ayuda a conectarnos con nuestro cuerpomente de una manera fácil, sencilla que facilita que estemos más relajados, atentos, presentes.

Reserva tu vacante a traves del siguiente botpm de inscripcion:

                             


Compartimos un articulo de la facilitadora de este ciclo de talleres, para conocer mas lo que es HAKOMI en primera persona, desde su experiencia personal

Cultivando la atención plena, un aprendizaje que amplió mi vida
(la atención plena, corazón del método Hakomi)
por Cecilia Burgos, Clr con orientación corporal, Hakomi practitioner certificada
 
Conocer el método Hakomi allá por el año 1998, dentro de la carrera de Counseling Psicocorporal, fue encontrarme con algo que calzaba de una manera deliciosa y cuidadosa  con el modo en que mi experiencia necesitaba ser tratada y por ende cómo me gustaría a mi acompañar a otros en el camino de autodescubrimiento de sí mismos.
 
Después vinieron los entrenamientos aquí en Argentina en el 1999, recuerdo con alegría  los preparativos para traer a Ron  Kurtz, creador del Método Hakomi basado en el cuerpo y en la atención plena, en esos momentos llevados a cabo por la Escuela Humanística de Counseling Psicocorporal que dirigía Clr Ricardo Toledo.
 
Al año siguiente el viaje a Ashland, USA; lugar donde residía Ron, con un nutrido grupo de profesores, alumnos y egresados de la escuela y amigas counselors, experiencia que al ahora evocarla trae sensaciones que confirman esta certeza. “habitar el cuerpo, paso imprescindible para el viaje del alma”. En años subsiguientes con  un grupo más reducido asistimos a otros entrenamientos allí y en México y más adelante varias veces en Argentina seguimos formándonos  de la mano de Donna Martin, siendo ahora Practitioners Certificados en el Método Hakomi y llevando adelante aquí la difusión y entrenamiento en este método. 
Estas distintas etapas del entrenamiento nutrieron mi propio camino de autoconocimiento, y nos dieron herramientas profesionales referidas a la práctica de la atención plena como principio fundamental que llevaba sin esfuerzo a la Presencia Amorosa, el marco desde donde nos permitimos explorar creencias limitantes, que se organizan en hábitos de pensamientos, posturales, gestuales, y a las que podemos acceder desde este conjunto de principios que sustentan a este abordaje psicocorporal: Organicidad, Unidad, Atención Plena, Holismo Cuerpo-mente, y No violencia.

 
De todos ellos, la Atención Plena producía en mí una intensa fascinación, ya que me transportaba muchas veces a un estado de unidad indescriptible con palabras, como cuando quedamos inmersos totalmente en una dimensión abarcativa de todo nuestro Ser. Unidad conmigo misma, con lo que me rodeaba, conciencia plena de la respiración, de los movimientos de mi cuerpo, de sus apoyos, de esta totalidad que soy, este entramado cuerpomenteespíritu. Muchas veces lo describía como entrar en un no tiempo y un  no espacio. Por un lado el tiempo se detenía y la observación se hacía más minuciosa de cada detalle de la experiencia. Trayendo significados, brindando opciones nuevas para incluir en lo cotidiano referidas a mi propio despliegue y a mi ser en relación con otros.
 
Como muchas veces decimos, aprendemos primero a ser consultantes Hakomi, es decir, a sutilizar la observación de la experiencia, a notar cada movimiento por más pequeño que sea, una ceja que se levanta, dos dedos que se rozan, un corte en la respiración, llevando el foco de nuestra atención allí para ver que quiere emerger. El aprendizaje es desde la propia experiencia, asistiendo a otros en su propio autodescubrimiento y dejándonos asistir.
 
Ron siempre recordaba: “El consultante, (la persona que viene a la consulta) no es un problema a resolver, sino una experiencia que quiere suceder”
Embebida en el enfoque centrado en la persona, encontraba que la inclusión de la atención plena lo enriquecía sin modificar su esencia  Acuerdo con las palabras de Xavier Haudiquet
“La Atención Plena  (AP) y el ECP son tan parecidos en cuanto a las actitudes básicas, que la única diferencia es que generalmente la AP está centrada en el cuerpo y particularmente en las sensaciones corporales, mientras que el ECP es una atención centrada en los sentimientos y emociones. Pero en ambos casos, se trata de una centración en el flujo de lo que sucede en el cliente en cada momento (emociones, sentimientos y/o sensaciones corporales)” (1)
 
Como base de ambas la no directividad. Ron nos hablaba muchas veces de “soltar la agenda” como acompañantes. Estar con ese flujo del río, no empujarlo. La práctica de la atención plena me ha aportado mayor congruencia entre lo que siento y expreso, mayor espaciosidad de la mente para poder estar presente en cuerpomente integrado ante los demás, una confianza absoluta en los procesos que se van develando ante mi, siendo testigo y caminante junto a los otros en la aventura de re escribir la propia historia, la posibilidad de llegar a partes y más partes mías, para así poder facilitar en otros este camino de integración conciente. Abrirme cada vez más a la dimensión espiritual y ser testigo gozoso de cómo lo espiritual brota sin esfuerzo en la búsqueda personal cada ser humano.
 
(1) La atención plena a la luz del Enfoque Centrado en la Persona, por Xavier Haudiquet, psicoterapeuta certificado por la European Association for Psychotherapy, artìculo publicado en su sitio web.
 
Clr. Cecilia Burgos
Counselor con orientación psicocorporal
Terapeuta orientada en Focusing
Maestra Hakomi
EFT Practitioner


 

 


Manuel Belgrano 573, Moron centro | Telefono: (011) 4629-3484 (lunes a viernes de 15 a 20hs)  |  whatsapp: 11 2819 4560 | info@espacio-humano.com.ar